María Paula Gotera Buitrago se ha convertido en un verdadero fenómeno en las redes sociales. Con un total de 99 mil seguidores en Instagram y 135 mil en Tik Tok, la joven “influencer” marabina ha puesto todo su empeño en utilizar la altísima aceptación que tiene en la plataforma 2.0 para desarrollar diversas campañas sociales, que, por otro lado, permitirán precisar, una vez más, el poder de penetración de la tecnología al servicio de la comunicación social y en pro de la humanidad.

Es así como la hija del cantante Omar Enrique y de la empresaria zuliana María Buitrago, se ha propuesto trabajar a favor de determinadas instituciones donde los recursos no permiten cubrir del todo ciertas necesidades, como tratamientos médicos a aquellos pacientes especiales que no cuentan con la capacidad para mejorar su calidad de vida.

María Paula Gotera Buitrago, quien el pasado 18 de abril celebró sus 15 años de edad, tuvo un gesto plausible: El total del dinero en efectivo que recibió como regalo de parte de familiares y amigos, decidió donarlo al Hogar Clínica San Rafael, de Maracaibo, para ser destinado a cubrir los gastos del tratamiento de los niños Juan Diego Medrán García, de 8 años de edad, cuyo diagnóstico es Secuela de pie equino varo, Victoria Chiquinquirá Gotopo Godoy, de 5 años, afectada por una contrafractura tendinosa e Ylan José Zera Suárez, de 5 AÑOS, diagnosticado con tumor de partes blandas.

Gotera Buitrago acudió la institución con la fe de que su “granito de arena” contribuya a la mejoría de estos tres pequeños, afectados con las diferentes patologías que le impiden tener una infancia feliz. El humanitario gesto de la bella quinceañera, que apenas se está abriendo a la adolescencia, fue enaltecido por os representantes del Hogar Clínica San Rafael que le dieron la bienvenida, con el infinito agradecimiento hacia una jovencita que ha tomado como norte, su invalorable aporte al bienestar común.

Este donativo es el inicio de una serie de actividades de índole social que se tiene trazada María Paula Gotera Buitrago, dejando su impronta como “influencer”, utilizando el impacto mediático que ha logrado a través de las redes sociales para ayudar a sus semejantes, fin de todo sujeto, cuyo asidero son los medios de comunicación. En el caso de María Paula, se agarró de la plataforma 2.0 para demostrar que no está ajena al llamado de la gente necesitada. Es, realmente, un ejemplo a seguir.