Hemos transitado por los oscuros días de encierro, pandemia, tristes noticias e incertidumbre, donde nos ha tocado sacar lo mejor de cada uno de nosotros para sortear esta situación, que como todo en la vida, ya pasara…. pero va dejando a su paso una estela de dolor y separaciones que es bastante preocupante.

Muchas relaciones interpersonales entre los seres más cercanos, como lo son la familia, parejas u otros que conviven bajo un mismo techo, se han visto afectadas por los efectos propios del confinamiento, el estrés,  incertidumbre o la precariedad de recursos, que de una u otra manera van socavando la paciencia y tolerancia necesaria, para bien llevar estos tiempos tan particulares.

En la actualidad los especialistas ven con preocupación, los efectos devastadores por las tensiones o rupturas de relaciones entre pacientes y su entorno más cercano, derivadas en su mayoría por trastornos en la vida sexual, donde se hace presente la falta de libido por consecuencia de la depresión, angustia, amenazas de la estabilidad económica o laboral, frecuentes reclamos y conflictos cotidianos por las incomodidades que se hacen intolerables para quienes han perdido la paciencia.